Puedes consultar nuestras actividades en la agenda comunitaria.
Inicio Espiritualidad Equipos Revisión

Equipos Revisión

Introducción

ANEXO al Acta de la Asamblea de comienzo de curso. Zaragoza, Sept. 2006

SOBRE LOS EQUIPOS DE REVISIÓN

 

 

El héroe es un muchacho al que su padre envía a recorrer mundo y las tres veces que vuelve dice que ha aprendido 1º el lenguaje de los perros, 2º el de los pájaros y 3º el de las ranas. Su padre enfadado lo despacha. La 1ª noche solo encuentra alojamiento en la torre de un castillo donde hay unos perros furiosos que ya han devorado a alguno, pero a él no le importa entrar con los perros, y como conoce su lenguaje, los calma y los perros le explican que guardan un tesoro e incluso le ayudan a encontrarlo y a desenterrarlo. El camino hacia mi tesoro pasa también por el diálogo con los perros furiosos, es decir, el diálogo con mis pasiones, mis problemas, miedos y heridas, con todo lo que ladra dentro de mi y amenaza con tragarse mis energías. El tesoro que guardan los perros puede ser un nuevo impulso de vida, un nuevo estilo de autenticidad personal, la nueva manera de ser yo misma hasta completar la imagen que Dios se ha formado de mi.

 

Prestar atención a los ladridos de los perros dentro de la torre de la comunidad:  Si se oyen quejas y protestas, si los miembros de la comunidad no viven satisfechos es porque allí se esconde un tesoro que no ha sido detectado. Los ladridos de los perros nos invitan a descender peldaños desde las cimas del ideal y situarnos en el plano inferior de la realidad. Allí se pueden descubrir mecanismos de bloqueo pero también fuentes de energía latentes en la comunidad. Es allí donde hay que situarse para renovarla.

(Resumen de La fábula de los tres idiomas tomada de 

“Una espiritualidad desde abajo” Anselm Grün y M. Dufner).

 

Introducción (que habían preparado unos hermanos)

 

Revisar la vida es volver a ver, ante el equipo, hechos vividos, situaciones personales o comunitarias, cuestiones concretas, ... para procurar mirarlo con mirada que se acerque a la de Dios, de manera que nos permita vivirlo mejor y crecer.

 

Revisamos para cambiar, para crecer, para que los hermanos nos den luz sobre lo que estamos viviendo. Nos abrimos a ellos para reconocer el paso de Dios por nuestra vida, allí donde no le habíamos reconocido o no queríamos darle entrada.

 

Si hacemos la revisión de vida eje de nuestra madurez comunitaria, es posible que descubramos lo que Dios quiere de nosotros y eso nos llevará a implicarnos en la vida personal, siendo, cada vez más, gente que vive en la esperanza la acción de cada día.

 

Inquietudes (que se manifiestan espontáneamente)

 

Un equipo de revisión  funciona no sobre todo por el método, sino porque se pone en común la vida, se va más allá de cada uno por el contraste personal, cuando es un lugar de crecimiento y cambio.