La Gacetilla Comunitaria. Publicación de la Comunidad Misión Juventud. Consulta el último número
Inicio Espiritualidad Retiros Retiro Marzo 2005

Retiro Marzo 2005

Indice del artículo
Retiro Marzo 2005
Salmo 130
Todas las páginas

Comunidad M-J. Zaragoza                                                           RETIRO Marzo de 2005

Orientación

Recordando...

            Continuamos la línea trazada para los retiros de este curso, descrita en las orientaciones de los anteriores. Aquí basta con recordar que en la línea de fundamentar nuestra vida en el Señor, es una de las vivencias fundantes más desconocidas la que comenzábamos en el retiro pasado de asumir la experiencia del mal. Y que continuamos en este retiro con la de “Existir reconciliados”.

 

Abordar la experiencia de Reconciliación.

            En primer lugar hacer caer en la cuenta que hacemos este retiro a las puertas de la Semana Santa. Es el “tiempo oportuno”. Aprovechémoslo con nuestra actitud interior, con la vida de oración, estemos donde estemos celebrando el Paso del Señor.

 

            Pero el “existir reconciliado”, el encuentro con Jesucristo como nuestro Salvador es una experiencia permanente para el cristiano. El camino dela fe es un camino de transformación. Es la actitud “penitencial”, de conversión constante. Nada de moda, pero que precisamente por eso nos estamos intentando acercar a ella de manera nueva.

 

            Todos sabemos que se expresa sacramentalmente con el Sacramento de la Penitencia. Es bueno que lo recordemos aunque lo vivamos hoy en la Iglesia “bajo mínimos”. Apunto aquí el tema de la confesión individual, como modo de personalizar nuestra relación con el Señor, que debe ser una aspiración a superar el quedarnos solamente con la confesión comunitaria. Pero eso, como nos planteábamos en el último equipo de espiritualidad, es tema a tratar aparte.

 

            Mientras eso llega, hay formas de cultivar la “actitud penitencial” en nuestra vida personal y comunitaria, que nos preparan a ello:

v      Que la oración personal sea lo más verdadera posible ante el Señor.

v      Que a ella vaya unida la actitud de discernimiento.

v      Un signo es cuando ya se necesita tener cada día un rato de “examen de conciencia” (no moralista), distinto al de la oración.

v      La liturgia de las horas nos ayuda todos los viernes con los laudes.

v      La revisión de vida hecha en este tono.

v      Las ocasiones que la vida nos trae de reconciliación y perdón...

 

Pistas para este Retiro:

1ª. Igual que en el retiro anterior, leer como ambientación el tema denso de “Existir reconciliado”. Pero en el retiro solo lectura ambientadora y dejar la tentación de su profundización personal y hasta comunitaria para hacerlo después.

 

2ª. Porque el retiro repetimos también que es para centrarnos en nuestra propia experiencia y a confrontarla con la Palabra de Dios. Puede ayudar mucho dedicar el tiempo más largo y despacio, a meditar con la ficha del “Salmo 130 (129) Canto a la Reconciliación con Dios”.

 

3ª. La oración y celebraciones centradas ya en el Misterio Pascual de Cristo muerto y resucitado para nuestra salvación, es la mejor de las ayudas.