Puedes consultar nuestras actividades en la agenda comunitaria.
Inicio Espiritualidad Retiros Retiro 20-11-2004

Retiro 20-11-2004

Orientación de los Retiros para este Curso

Orientación general

            Con esta nota de orientación al comenzar una forma un poquito distinta de los retiros para este curso, pretendo aclararme yo mismo sobre mi visión del momento espiritual de la Zona, y que a la vez sirva de propuesta para las sugerencias de todos los hermanos, sugerencias que podéis llevar al equipo de espiritualidad que es quien las canaliza.

 

            Por no remontarme a hace ya años (propuesta del “impulso espiritual” y creación del equipo de espiritualidad), parto de los retiros de hace dos años (recordad que con el apoyo de J. Ignacio y Lola Ros, ésta también con el grupo de formación) y que el año pasado fueron orientados de cara a la Asamblea.

 

            De antemano quiero decir que sé que no se puede generalizar algo tan personal como la relación de cada uno con el Señor, ni tengo ya la necesidad de asegurarme con estas cosas, que son obra del Espíritu Santo. Pero es humano tener una cierta visión de la que partir para orientarnos, sabiendo que es solamente lo que ponemos de nuestra parte para que luego El nos lo desmonte.

 

            Con esas salvedades, me atrevería a resumir lo que está aconteciendo espiritualmente en el conjunto de la zona, diciendo que estamos en el camino de fundamentarnos en la fe. También muy resumido sería decir que estamos en el camino de pasar de apoyarnos en nuestras fuerzas a dejar que sea el Señor quien nos moldee, conduzca y diga su palabra definitiva.

 

          Normalmente es ésta una etapa larga en el proceso de conversión del creyente y personalmente creo que, como grupo, estamos ahí. Grupo realmente majo, que hemos dado grandes pasos en asumir la realidad desde cada uno, en vez de tantas ocasiones de escaparnos como tenemos. Pero ¿podemos decir que básicamente ya es el Señor y la experiencia de su Gracia, el apoyo de nuestra vida?.

 

Aquí hay una llamada a que nos vayamos expresando todos cómo nos reconocemos en esto que digo.

 

Orientación para este curso

            Para el equipo de espiritualidad no ha sido una casualidad que podamos disponer de la casa de Sta. Teresa. Habíamos hablado mucho de ello y buscado y pedido al Señor que nos diera lo que necesitáramos. Solo hace falta que recordéis lo que hablamos en la Asamblea de comienzo de curso, para intuir que no es la actitud de silencio, sino todo lo que esa actitud indica que hay detrás de ella.

 

            La carta de Miguel expresa bien cómo buscábamos un espacio que favoreciera más la interiorización y oración, porque ese es el sentido del esfuerzo que comunitariamente hacemos por tener un día de retiro. Y que ese espacio permitiera que personalmente cada uno se acoplara como pudiera según su momento interior y sus circunstancias.

 

A ello va orientado también comenzar el retiro con la Eucaristía el viernes, y mi disposición a que tengamos los apoyos por escrito. Con el espíritu abierto a estas novedades, quizá al final de curso podremos recoger algo mejor lo que el Señor está queriendo de nosotros como convocados por El.

 

Orientación de este retiro

            Ya veis que no se trata de dar muchas explicaciones, sino de entrar confiadamente en la experiencia. Por eso se me ocurre, en este primer retiro del curso, recordar  cómo situarnos en retiro y las pistas para este concreto.

 

            Para situarnos os recuerdo una cosa muy sencilla. Después de la oración  de Laudes contamos con todo el tiempo hasta las 5 de la tarde, de manera que ni siquiera la comida lo interrumpe. Para no perderse y siempre según la propia subjetividad, pero conviene que cada uno lo divida en 3 momentos: el del silenciamiento, el de escucha y el de discernimiento (el que necesite que vea el instrumento que los explicita).

 

            Y las pistas que doy para este retiro, pueden situarse en diversos niveles, que cada uno tiene que acoger en la mayor fidelidad posible a su propia realidad. Están pensadas para que no se queden en el mero retiro, sino para que éste pueda ser alimento de la oración personal diaria, de la revisión de vida, del discernimiento comunitario, etc. Apunto las siguientes.

 

  1. La capacitación para la vida interior. Tal como cada uno se viva en este modo de retiros le indicará mucho de su capacidad y de sus dificultades para la vida interior. No obstante, como ha pedido Fernando, va colgada en la página web de M-J una charla expresiva y concreta sobre ello.

 

  1. La experiencia del encuentro personal con Dios. Por aquí van a ir los retiros de este curso, buscando lo antes dicho de fundamentar nuestra vida de fe. En concreto, para este va esa ficha de meditación sobre Dios cercano y misterioso, que es la que os presento como apoyo para la escucha.

 

  1. No obstante, alguien puede sentir que necesita centrarse en otra cosa que nada tiene que ver con lo anterior o que se le queda corto. Lo más  importante es esa libertad y transparencia consigo mismo. Apunto que los textos de la Eucaristía pueden ser otro buen punto de apoyo.

 

  1. Las consecuencia de la vida divina en el hombre fiel, conducido por el Espíritu. No para el retiro pero sí como una consecuencia, invito a meditar y poner en común un ejemplo de ello como es lo publicado en la gacetilla de este mes a propósito de Luis.